Estrategias para apuntalar franquicias en México

Seguramente te ha tocado visitar una empresa “modelo”, aquella donde se percibe que todo transcurre apaciblemente, la gente trabaja con gusto, saben qué hacer y todos se encuentran enfocados en sus actividades y las ejecutan de buena manera. Esto da como resultado que dan un producto o servicio estandarizado. Cuando uno se encuentra con una operación de este tipo, siente la impresión de que es una gran empresa o que pronto se convertirá en una.

Aún cuando no se trate de una franquicia, un negocio que funciona en base a manuales y tecnología, es decir, que tiene códigos y una buena documentación de procesos, está un paso adelante de sus competidores y es mucho más sencillo que se convierta en un esquema de franquicia.

Muchas franquicias que ya están consolidadas en nuestro país desean conquistar nuevos mercados fuera de México, pero persiste una creencia de que no es posible exportar conceptos novedosos, que tengan la suficiente solidez para triunfar en el extranjero. Sin embargo, debemos ser conscientes de que esta situación se ha dado debido a factores que han inhibido el crecimiento de las franquicias más allá de nuestras fronteras.

En primer lugar, debemos considerar que se trata de un modelo de negocios relativamente nuevo en el país, por lo que mucha gente manifiesta desconocimiento y hasta desconfianza en el sistema. Se debe iniciar un proceso mediante el cual los empresarios tengan la oportunidad de experimentar un modelo antes de buscar exportarlo.

Existe una gran concentración de franquicias en territorios específicos de México. La mayor parte de ellas están ubicadas en grandes ciudades y centros urbanos, por lo que existe un área de oportunidad inmensa en estados y regiones del país donde no existe una elevada concentración de locales franquiciados.

Para tomar la mejor decisión, es recomendable realizar estudios de mercado para analizar el territorio en base a variables socioeconómicas, éstos generalmente se realizan a través de encuestas, entrevistas, evaluación de hábitos de consumo y de la competencia. Se utilizan antes del lanzamiento de un producto y buscan asegurar el éxito en un mercado.

También, a últimas fechas, muchos expertos aconsejan centrar estos esfuerzos dentro del área de influencia del mercado, con la finalidad de saber la ubicación por donde se genera tráfico y establecer la franquicia en ese lugar. A ésta práctica se le conoce como estudio de factibilidad. En ocasiones, ciertas marcas recurren a recursos de adaptación hacia un mercado objetivo que se encuentra fuera de su país, tratando de asimilar sus productos o servicios de acuerdo a la región a la que van dirigidos.

La tropicalización es la adaptación que se hace de una franquicia o negocio a las necesidades culturales de cada región o país. Existen trasnacionales que ofrecen ciertos productos por países según lo dicta el mercado. En México, los negocios de comida japonesa han añadido chile jalapeño a sus platillos; en Bolivia, KFC ha añadido sopa de lentejas y comidas típicas locales dentro del menú.

La falta de dominio sobre estrategias comerciales puede bloquear la incursión de marcas nacionales al mercado internacional. Ante este panorama, el franquiciante debe prepararse más en temas como franquicias maestras, alianzas estratégicas, acuerdos de crecimiento por áreas y crecimiento por unidades propias.

Por obvias razones, una franquicia que esté debidamente preparada para conquistar mercados foráneos ha pasado por un proceso de consolidación en su país de origen, lo que le ha dado la suficiente confianza para emprender la aventura de la internacionalización.

Todas las franquicias en México deben contar con un registro de marca ante las autoridades competentes, en este caso, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. En otras regiones del mundo, existe toda una cultura en torno a la propiedad intelectual, al punto de volverse fundamental para los negocios.

Algunas franquicias en México, al querer hacer su entrada al mundo globalizado sufren por falta de conocimiento del contexto en el que buscan insertarse. En muchos casos, no cuentan con la suficiente información en aspectos legales, económicos y culturales, lo cual dificulta su plena asimilación.

Existen factores culturales que deben ser moldeados con el fin de ajustarse a los estándares internacionales. Se debe expandir la visión de negocios, para cambiar esquemas en cuanto a la forma que se operan franquicias en México.

El servicio es clave para todo negocio y debe ser entendido como una ayuda efectiva, real y tangible. Éste tiene su base en la empatía;  en entender un problema y ponerse en los zapatos de la otra persona, pensar y actual para resolverlos como si se tratara de algo propio.

Un punto trascendental es tener tacto, esto nos ayudará a saber cuándo y de qué forma expresarnos. La capacidad de la sensibilidad nos será de gran valía para entender los momentos en que debemos actuar. Comunicar una idea en la forma y el momento adecuado puede tener un impacto dependiendo de las circunstancias.

Muchos hombres de negocios no abordan un trato complicado en la hora de la comida. Existen otros que evitan revisar contratos o negociar aumentos de sueldo los lunes por la mañana o los viernes por la tarde. La experiencia nos permite identificar como piensa, siente o actúa una persona, sus características y perfil.

La base para conseguir un servicio efectivo reside en el hecho de que algunos trabajan el negocio, mientras que otros viven el negocio. En TOI Red de Franquicias te invitamos a que seas parte del negocio con una franquicia, te asesoraremos para que ‘vivas’ la experiencia de tener tu propio.

Tu “algún día lo haré, comienza hoy”

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *