Decídete a tramitar tu crédito para casa

La mayor parte de la gente llega al momento decisivo para la adquisición de un crédito para casa sin la información suficiente que les permita sentirse tranquilos con respecto a si la opción que eligieron, es la mejor. Existen muchas dudas y en ocasiones ir de banco en banco se convierte en un pesada tarea que termina por dejarnos exhaustos, y a veces con más preguntas que certezas.

Un instrumento de crédito para casa debe en principio atender dos cuestiones básicas para que sean verdaderamente consideradas fuentes de financiamiento. En primera instancia, ser atractivas para los agentes que entran en juego, lo que les asegurará una rentabilidad, un esquema atractivo que se traducirá en ganancias. De igual forma, deben ser asequibles para el segmento medio que está en busca de forjar su patrimonio y ha dirigido su atención en un crédito para casa.

La vivienda se erige como la principal inversión a la que una familia de clase media puede aspirar, tiene la ventaja de la plusvalía, es decir, que su precio aumenta con el tiempo. El costo total de un bien raíz es en la mayoría de los casos tan alto que para alcanzarlo se precisa de instrumentos crediticios a largo plazo, otorgados por instituciones financieras acreditadas. Un crédito para casa permite aligerar la presión sobre las finanzas familiares por el tiempo que dure el plazo pactado.

En el sistema bancario nacional participan entidades crediticias que financian diversas actividades, entre las que se encuentra el sector hipotecario. Existen entidades e instituciones que se dedican exclusivamente a expedir créditos hipotecarios.

Su principal función es financiar préstamos que las familias pagan en plazos cortos. Los créditos otorgados permanecen activos en su sistema por el periodo de vigencia correspondiente. Las instituciones de igual forma se hacen responsables de administrar y captar recursos por esos créditos. Con esta acción cierran un círculo que inicia con la captación de recursos, la tramitación y posterior administración del crédito.

Las instituciones que prestan asumen el riesgo de otorgar créditos a largo plazo con ahorros de corto plazo, lo cual puede llevar a escenarios como disparidad en plazos y tasas, en los casos en que se imponga un tope a las tasas de interés en los créditos hipotecarios.

Un modelo que emerge con fuerza en el sector financiero es el de movilización de recursos y su objetivo es conseguir que los fondos de largo plazo se adecúen a los plazos que financian, tomando en consideración que cada vez existen más agentes inversionistas.

Esto ayudará a traer, estiman, mayores recursos financieros al sector de vivienda. El esquema está basado en un mercado secundario de hipotecas, bajo el cual los créditos primero son vendidos, por lo general a agentes dedicados a la adquisición de hipotecas, emitiendo posteriormente títulos y valores que son adquiridos por inversionistas en los mercados de capital.

Este proceso permite una rotación de los recursos que manejan las instituciones prestatarias, ya que estos activos salen de su balance antes de su vencimiento, a cambio de recursos frescos para originar nuevas líneas de crédito. Otro efecto positivo es que establece un vínculo entre el financiamiento de la vivienda y los mercados de capital, lo que a su vez la transformación de plazos que se precisa en el primer caso.

En una versión optimizada de este esquema se produce una tendencia a la especialización de funciones dentro del proceso hipotecario. La institución que presta pasa directamente a ser una entidad que productora de créditos, cuyos riesgos son absorbidos y diseminados en los mercados de capital, diversificando sus fuentes de captación de recursos y a su vez trasladando la administración de los créditos a otras instituciones especializadas.

Los fondos de vivienda proveen recursos a las instituciones crediticias y éstas a su vez, otorgan bajo ciertas condiciones crédito hipotecario con tasas y plazos previamente estipulados. Las instituciones de crédito también logran captar recursos mediante la emisión de bonos y otros títulos hipotecarios, los cuales también sirven para establecer relaciones con los mercados de capital.

Existe una tendencia manifiesta para revalorar los esquemas tradicionales para dirigir recursos hacia el mercado residencial. Esto permite asegurar un mayor volumen de créditos habitacionales y a su vez asegurar que los recursos se generen en condiciones de plazo compatibles con el financiamiento habitacional.

Con todo esto, se advierte una movilización de un modelo centrado en el mercado financiero hacia una movilización de ahorros de corto plazo para financiar créditos en plazos extendidos. Esta evolución se verá complementada con esquemas de obtención de recursos de mercados financieros y de capital, mediante mecanismos de captación de ahorros tanto individuales como institucionales, para originar créditos hipotecarios asequibles.

 Ante esta tendencia se vislumbra un escenario en el cual la captación del ahorro general se canalizará de alguna forma al financiamiento de vivienda, a través de innovaciones en la movilización de recursos. Lo cual podría ocurrir en detrimento de la captación de ahorros forzosos destinados exclusivamente a financiamiento hipotecario, en parte por las limitaciones que presenta a la movilización de recursos.

Las instituciones de crédito que financian vivienda deben competir por recursos en el mercado financiero y de capital. Atendiendo a esto, deben contar con instrumentos que ofrezcan rentabilidades atractivas y contar con instrumentos de crédito hipotecario especialmente dedicados a las condiciones del mercado.

En TOI Expertos Hipotecarios te ofrecemos una asesoría total que te abrirá todo el abanico de posibilidades hipotecarias para que tomes la mejor decisión. Juntos lograremos que consigas tu crédito para casa libre de estrés.

Tu “algún día lo haré, comienza hoy”

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *